imagen_blog

Nos acercamos al uso del plástico en la alimentación

La seguridad alimentaria de los envases plásticos reciclados cada vez adquiere más importancia en nuestra sociedad. El mercado está encaminado a reducir la producción de nuevos envases de plástico con material virgen y sustituirla por materiales reciclados en el mayor grado posible, dando así una nueva vida a los que ya no sirven.

Tipos de plástico para alimentación.

 Todos los materiales plásticos en contacto con alimentos tienen que cumplir una serie de requisitos mínimos. En la industria, existe una numeración para la clasificación de materiales plásticos, que van del 1 al 7.

codigos-plasticos

De los anteriores números 1, 2, 4 y 5 son adecuados para la conservación de alimentos, mientras que el resto están prohibidos en la industria alimentaria salvo algunos plásticos multicapa (barrera a gases EVOH, capas de PET/PE, etc.) que se clasifican con el número 7 y son perfectamente adecuados para el contacto con alimentos.

Para que un material plástico forme parte de este grupo exclusivo que cuida de nuestra salud tiene que cumplir una serie de requisitos:

  • Debe ser un material inerte.
  • No puede ser poroso.
  • Debe tener la resistencia suficiente para no deteriorarse con facilidad.
  • La comodidad de limpieza y desinfección es imprescindible.
  • No puede transferir sustancias nocivas ni ningún tipo de contaminación o toxicidad a los alimentos.

 

Plásticos más seguros para la conservación de alimentos.

El PET o tereftalato de polietileno, es uno de los materiales plásticos más extendidos entre las empresas que apuestan por la economía circular. Sus características y la facilidad de reciclado hacen que se use mucho para almacenar toda clase de alimentos.

También es muy común el PP o polipropileno. Es un plástico fino y opaco muy utilizado para envases de platos microondables.

Y, para terminar con los más extendidos, tenemos el poliestireno expandido. Suele ser de color blanco y se emplea de forma habitual en envases de alimentos como la comida rápida.

 

Reciclar el plástico. ¿Es una práctica segura?

El uso de los plásticos reciclados en la industria alimentaria está tan extendido, por varias razones entre las que destacan:

Su versatilidad, la comodidad de uso y por la seguridad que ofrecen. Pero es indudable que la producción masiva y descontrolada de este tipo de envases para alimentos produce un gran impacto sobre la salud de nuestro planeta.

Por eso, en Bandesur apostamos por el reciclado de plásticos para los alimentos sólidos. Así, hacemos más sostenible la producción de envases al tiempo que garantizamos la comodidad y seguridad alimentaria de los vendedores y consumidores.

 

¿Quién garantiza la seguridad sanitaria con los alimentos en contacto con el plástico?

La EFSA es la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria. Su misión es analizar y dar pautas concretas para el uso de cada tipo de envase destinado a la conservación y distribución de alimentos.

De esta forma, los fabricantes podemos controlar y aplicar los procesos más seguros durante el reciclado de los distintos tipos de envase.

Como has podido comprobar, la seguridad alimentaria en el uso de envases plásticos reciclados está asegurada por organismos tan serios como la Comisión Europea.

Por eso, los fabricantes de este tipo de embalajes nos tomamos muy en serio garantizar la calidad de nuestros productos para la conservación de alimentos. Somos conscientes de nuestro papel en el cuidado de la salud de la población y del medio ambiente.

 

como_reciclar_plastico_en_casa_1907_orig

¿Cómo se recicla el plástico?

Al igual que ocurre con materiales como el vidrio o el papel y el cartón, para reciclar plástico se siguen varias fases.

  1. Depósito de envases en el contenedor correspondiente. Este es, sin duda, el primer paso para poder seguir impulsando la lucha contra el plástico a través del reciclaje. Para ello, es fundamental la labor ciudadana y de las empresas. Pero, ¿qué se puede introducir en este contenedor para reciclar? Envases de plástico (como por ejemplo botellas de suavizante), envases metálicos (como las latas de conservas) y tetrabriks (como los de la leche o el zumo). También es posible depositar las bandejas de corcho.
  2. Recogida y traslado a la planta de selección. Todos los envases introducidos en este contenedor son trasladados a una planta, donde se procede a seleccionar los materiales y se clasifican por colores.
  3. Trituración y lavado. Una vez hecha la selección, los envases se trituran y se lavan para eliminar las impurezas. Una vez realizado este paso, se procede al secado y centrifugado de los mismos con el objetivo de eliminar posibles restos que hayan quedado y se homogeneiza con un proceso mecánico para lograr un color y textura uniforme.
  4. Generación de un nuevo envase o producto. Tras una nueva depuración del material, el plástico ya estaría listo para darle una nueva forma y color según la demanda, pasando posteriormente por los controles de calidad pertinentes.
img_reciclado

La regla de las «6 erres» en el reciclaje

Reducir, Reutilizar y Reciclar son reglas básicas y de sencilla aplicación en nuestras vidas cotidianas para poder contribuir a la sostenibilidad de los recursos y la salud medioambiental.

La tan conocida Regla de las Tres Erres supone una excelente base para mantener una postura respetuosa con el Medioambiente y una manera óptima de contribuir a la buena salud de nuestro entorno más inmediato y del Planeta en el que habitamos; además favorece nuestra economía ya que todas ellas suponen un ahorro para los bolsillos de las personas consumidoras.

Podemos ampliarla no obstante con otras tres “erres” que sin duda complementarán esta línea de actuación sostenible y responsable que tan necesaria se presenta y que son de tan fácil aplicación como las que ya nos son tan familiares:

  • Reducir la basura que a diario generamos debe ser un compromiso firme a llevar a cabo en todos y cada uno de los hogares, si evitamos el sobreempaquetado de los productos y no consumimos más de lo que verdaderamente nos es necesario, estaremos reduciendo residuos y protegiendo el entorno, favoreciendo además  nuestra propia economía.

  • Reutilizar y prolongar por tanto la vida útil de los plásticos que ya hemos adquirido, retrasando al máximo su desecho final.

  • Reciclar plásticos, papel, aceites, materiales orgánicos… en el hogar es una práctica sencilla que deberíamos llevar a cabo de forma habitual y que podemos combinar perfectamente con una correcta separación selectiva de residuos domésticos para su posterior reciclaje.

A ellas podemos añadir las siguientes:

  • Redistribuir aquellos bienes que ya no utilizamos o simplemente no son necesarios; la donación, el intercambio y la compra-venta de artículos de segunda mano forman parte de un nuevo modelo de consumo colaborativo y solidario que cada vez más personas están llevando a cabo.

  • Reparar: décadas y décadas de consumismo irreflexivo nos han hecho pensar que los artículos que poseemos en nuestros hogares se quedan inservibles tras sufrir una avería o incluso un pequeño desperfecto. En realidad muchos de ellos pueden ser perfectamente reparados y volver a ser funcionales sin necesidad de convertirlos en residuos ni sustituirlos por otros nuevos.  

  • Reflexionar sobre nuestros hábitos de consumo y la trascendencia que tienen para el medioambiente y la buena salud del planeta debería llevarnos a una conclusión muy sencilla, la sostenibilidad es un objetivo que debemos lograr entre todas/os y en el que no existen aportes pequeños o insignificantes, ya que en la suma de todos ellos radica la garantía de su éxito.

Bandesur –  Circular Packaging,  está comprometido con la protección del meido ambiente y la sostenibilidad, por eso trabajamos contínuamente para incrementar la eficiencia de nuestros procesos productivos, con el objetivo de reducir la huella ambiental y mejorar la sostenibilidad de nuestros productos
WhatsApp Image 2022-02-15 at 11.28.03

Circular-Bandesur, presente en la Feria Internacional Gulfood 2022 de Dubai.

Fieles a las mejores citas internacionales en el sector del packaging alimentario, y a nuestro compromiso de expansión, Circular-Bandesur, de la mano de su CEO, Víctor Serrano, se encuentra presente en esta nueva edición de Gulfood, celebrada en Dubai entre los días 13 y 17 de febrero.

Gulfood es la mayor feria de Oriente Medio dedicada a la industria de la alimentación y por esto se hace imprescindible que las grandes empresas del sector, entre las que nos encontramos, generemos sinergias comerciales, con el objetivo de expandir nuestra marca.

Con una participación de 120 países, más de 4.000 empresas y más de 150 oradores, el evento contará con 21 salas de exploración gastronómica y una gran cantidad de líderes empresariales y jefes de gobierno.

Gracias a la gran variedad de referencias que ofertamos, nuestra clara apuesta por el i+D+I, nuestra posición a la vanguardia internacional de la ingeniería en el packaging alimentario y la capacidad de nuestro grupo de desarrollar proyectos especiales para nuestros clientes, la presencia de Circular-Bandesur en Gulfood 2022 es una  clara apuesta estratégica por hacer crecer a las empresas para las que trabajamos, posicionándolas en el mercado de la mejor manera posible.




COMUNIDAD #POR EL CLIMA

comunidad-por-el-clima_2021_FLEXIA

La Comunidad #PorElClima y el grupo impulsor de los 101 Ejemplos Empresariales #PorElClima reconocen que el sector privado es fundamental para promover una transición hacia una economía neutra en carbono y por ello ponen en valor el gran esfuerzo y compromiso de la empresas como #FlexiaFilms para hacer frente a la emergencia climática.

Long Life Film para alargar la vida útil del alimento envasado

A través de la producción de un film alimentario con características optimizadas, se reducen las emisiones de CO2 ya que, al alargar la vida útil de los alimentos envasados, su ciclo de vida es más largo, tanto en los expositores como en los hogares.

FLEXIA_Image

Esta iniciativa surge para dar una respuesta al desperdicio alimentario, que en España dejó en 2019 alrededor de 1.352 millones de kg de alimentos y bebidas.

Para ello, Flexia Films contribuye a la reducción del desperdicio a través de una mejor conservación y un aumento de la vida útil del producto. Y, por supuesto, sin reducir la seguridad alimentaria del consumidor, al proteger el alimento en un envase con una baja proliferación de bacterias.

El Long Life Film (LLF) es un film alimentario que, gracias a la permeabilidad de gases controlada que presenta, mantiene la humedad del alimento y actúa como una membrana selectiva, haciendo que el alimento respire, evitando su deshidratación.

Se trata de un film hecho de grandes porcentajes de elementos naturales como aceites vegetales, cuyo contenido libre de plástico es en torno al 30%. Además, emplea la mínima cantidad de material posible al tener un espesor de 8 micras en la mayor parte de usos. Su alta permeabilidad funciona como una segunda piel que se adapta a la forma del alimento, permitiendo reducir la velocidad de deshidratación del mismo y ralentizando el envejecimiento. De esta manera, el producto contribuye a la reducción del desperdicio de alimentos hasta en un 67% en la carne, en un 40% en productos lácteos como el queso y en un 47% en determinadas futas como las manzanas, frente a alimentos no envasados.

El Congreso aprueba aplazar un año el impuesto al plástico

El Congreso aprueba aplazar un año el impuesto al plástico

La comisión para la Transición Ecológica del Congreso de los Diputados ha votado finalmente  para dar una moratoria de un año al impuesto sobre los envases de plásticos no reutilizable (0,45 euros por kilogramo). El Congreso ha votado a favor de aplazar dicho gravamen en la nueva ley de Residuos y Suelos contaminados, que tras las votaciones a su articulado se trasladará la próxima semana al pleno para su aprobación definitiva, y de ahí al Senado.

Así lo han acordado los grupos, que han votado una enmienda transaccional, a la que finalmente se han sumado todos los grupos, que prevé una moratoria de diez meses en la entrada en vigor del impuesto, con lo que su vigencia llegará como pronto el 1 de enero de 2023. El anteproyecto de ley ya preveía que el impuesto entrara en vigor a los tres meses de la publicación en el BOE de la norma. La probación de esta norma y de sendos impuestos es un compromiso del Gobierno con Bruselas en el Plan de Recuperación para el primer semestre de 2022 que ahora deberá postergar.

Las empresas y diversas patronales señalan que la falta en el mercado de plástico reciclado, que está exento de este gravamen, les obliga a comprar plástico reutilizable en la actualidad, por lo que se verían obligados a subir precios para asumir el nuevo impuesto.

Impuesto a residuos

La Comisión de Transición Ecológica ha aprobado el proyecto con una mayoría de 20 votos frente a 6 en contra y 11 abstenciones. La norma también crea el impuesto a residuos, que gravará el vertido y la incineración de residuos y supone la centralización de los tributos autonómicos. En este sentido.